Seguridad en Internet para profesores: entrevista a Vanessa González

Seguridad en Internet para profesores: entrevista a Vanessa González

Kaspersky Lab es uno de los principales proveedores de software de seguridad del mundo. Conscientes de la necesidad de información sobre los continuos riesgos cibernéticos, han desarrollado iniciativas de formación a escolares en proyectos como Familia Segura (familiasegura.es). Vanessa González, directora de Comunicación de Kaspersky Lab Iberia en España y experta en uso seguro de Internet, nos habla de cómo afrontar un inicio de curso más seguro.

Para los docentes que quieran adquirir las competencias digitales básicas, Aula Siena ha desarrollado el “Curso Experto Superior en Privacidad, Seguridad y uso ético y responsable de la Red”, que proporciona las habilidades esenciales que todo profesional necesita conocer para dominar las nuevas herramientas y metodologías educativas.

En los centros escolares se utilizan muchos dispositivos: tabletas, ordenadores, móviles… ¿Es posible hacer un uso seguro de Internet?
En primer lugar, los dispositivos de los centros escolares deben tener un programa de seguridad instalado, que impida que los menores los utilicen para usos no educativos. Con estos programas se establecen limitaciones que aseguran el buen uso de los dispositivos. Además, es importante supervisar y orientar a los niños cuando estén utilizando estas herramientas, de tal forma que los profesores y responsables de los centros sepan, en todo momento, de qué forma se utilizan los dispositivos. Por ello, es necesario que los educadores también reciban orientación y formación, no solo en el uso de las nuevas tecnologías y su seguridad, sino también cómo actuar y afrontar en el entorno escolar casos de comportamientos inapropiados y dónde acudir.

¿Cuál es el mayor riesgo de seguridad en los centros?
Aunque no existen amenazas específicas, los centros escolares contienen datos informatizados de los niños, fotografías, partes médicos, datos financieros e información confidencial. El robo de estos datos podría poner en riesgo la seguridad de los menores y de los padres.

¿Qué errores se comenten?
Las imprudencias informáticas laborales más habituales son la conexión de los dispositivos con puntos wifi públicos, el uso de redes sociales en el trabajo, sin precaución o los intercambios de datos en USB, por ejemplo. Cualquiera de esos descuidos puede facilitar que un ciberdelincuente se haga con toda la información de la empresa o los datos financieros de los clientes. Un ejemplo de robo de información en un USB y su repercusión, bien puede ser el del informático Edward Snowden, quien desveló documentos clasificados como alto secreto de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

¿Y el tema de las contraseñas?
También es un error grave dejar contraseñas escritas junto al ordenador, dado que cualquiera que pretenda perjudicarnos podría acceder a nuestro ordenador sin nuestro consentimiento.

¿Existen sistemas de protección ideados para centros educativos?
Los programas de seguridad informática incluyen herramientas para la seguridad de la información a través del cifrado de los datos o protección de las contraseñas. Además existen complementos dirigidos a los niños, que permiten aplicar restricciones al uso del equipo y a internet.

Realmente, ¿pueden los profesores detectar o proteger del ciberbullying a los alumnos?
Todas las vías de información y supervisión son necesarias. Los casos de acoso cibernético se producen, muchas veces, entre compañeros del mismo colegio. En estos casos el profesor es testigo y debe estar alerta. La supervisión en el centro escolar es imprescindible para detectar posibles casos de ciberbullying. Además, los profesores deben enseñar a los menores a proteger su privacidad on line y conocer qué deben hacer en caso de ser víctimas de este tipo de acoso.

¿El ciberbullying está evolucionando a nuevas formas o métodos?
El ciberbullying, como todas las formas de acoso on line, se está adaptando a la relación de los menores con las nuevas tecnologías. Los servicios de mensajería instantánea, por ejemplo, son herramientas que los niños utilizan habitualmente para comunicarse. También son aplicaciones a través de las cuales enviar contenido ofensivo que se multiplica de forma casi inmediata. Las aplicaciones se convierten en una red amplísima de contactos a través de las cuales difundir las imágenes o contenidos que perjudicarían a otros menores.

¿Esto incluye las redes sociales?
Sí, también es el caso de las redes sociales. A medida que aumentan su uso por parte de los niños, también han aumentado las situaciones en las que se publican contenidos hirientes a la vista de todos.

¿Cómo evitar o alertar de ese tipo de abusos?
La colaboración de todos los actores es fundamental: padres, educadores y centros. Si no entendemos qué implica para ellos internet o las redes sociales, si no sabemos utilizarlas, si no conocemos sus riesgos y cómo prevenirlos o minimizarlos, entonces difícilmente podremos ayudarles. La orientación en el uso de las nuevas tecnologías es fundamental. Por eso, hay que educar sobre las virtudes y peligros de la Red. Los menores deben saber utilizarla correctamente y sacarle el máximo partido.

¿Para mejorar la seguridad también es necesario tener precaución en la navegación?
La barrera tecnológica para impedir la entrada de programas malignos es fundamental, pero el usuario tiene que poner también mucho sentido común en todos sus movimientos en internet. Lo que no haríamos en la calle, como dar datos a desconocidos, abrir la puerta de casa o no leer bien los documentos que firmamos, tampoco debemos hacerlo en nuestra vida digital, y menos aún en el entorno laboral.

¿Cómo ven el nivel de formación en tecnologías de los padres?
Aunque los padres tengan conocimientos de internet y puedan ayudar a sus hijos en algunos aspectos, el comportamiento de los adultos con este medio es diferente al de los niños. El problema no es la falta de conocimientos tecnológicos sino la falta de información sobre la relación de los niños con las tecnologías, cómo utilizan las redes sociales, que riesgos corren, para que utilizan las tecnologías.

Algunas de sus iniciativas, como Familia Segura, se dirigen a alumnos adolescentes. ¿Por qué a este público cuando los niños empiezan a navegar mucho antes?
Los adolescentes son el sector más vulnerable por su facilidad de acceso a los equipos. Los niños más pequeños suelen tener un mayor control por parte de sus padres o no tienen un dispositivo propio, lo que hace que no sean el sector más vulnerable. No obstante, el programa se dirige a niños desde 5º de Primaria, no exclusivamente a adolescentes.

¿Cómo valora la introducción de las tecnologías en el aula?
Aunque se llaman “nuevas tecnologías”, hay que tener en cuenta que para los más pequeños no son nuevas; crecen con ella. La conocen y la utilizan para relacionarse. Por eso, internet es un arma imprescindible en la relación de los niños con el entorno social. Es una potente herramienta de Educación y una vía de comunicación entre padres e hijos.

¿Qué pautas son imprescindibles para un uso seguro de internet?
Formación, sentido común y precaución. Contar con un programa de seguridad. Utilizar contraseñas seguras y diferentes para cada servicio. Cifrar los archivos y evitar abrir archivos de sitios web cuestionables.

Por Gema Eizaguirre
(Imagen: Kaspery Lab)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *